martes, 27 de noviembre de 2012

AMOR, DE TARDE



Es una lástima que no estés conmigo
cuando miro el reloj y son las cuatro
y acabo la planilla y pienso diez minutos
y estiro las piernas como todas las tardes
y hago así con los hombros para aflojar la espalda
y me doblo los dedos y les saco mentiras.

Es una lástima que no estes conmigo
cuando miro el reloj y son las cinco
y soy una manija que calcula intereses
y dos manos que saltan sobre cuarenta teclas
o un oido que escucha como ladra el teléfono
o un tipo que hace números y les saca verdades.

Es una lástima que no estes conmigo
cuando miro el reloj y son las seis.
Podrias acercarte de sorpresa
y decirme ¿Que tal? y quedaríamos
yo con la mancha roja de tus labios
tu con el tizne azul de mi carboncillo.
                                       

4 comentarios:

Cucachispas dijo...

Nana eso está bien sigue con tus poesías que es muy bueno para la mente. Besitos Chispas

Nana dijo...

HOLA,CHISPAS
COMO VES TENGO QUE BUSCAR POESIAS
QUE MELLENE PARA ES CRIBIRLAS,
BUENO YA NOS BEREMOS.CUIDATE,BESITOS...

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Ojalá se cumplan tus sueños y esa persona cumpla tus expectativas.

Preciosa poesía.

Un placer aterrizar en este blog

Nana dijo...

Gracias,Maria Jesus...
por esribir en mi blog
te gusto la poesia,
un placer de aterrizar
en mi blog,cuidate